FrenchEnglishEspañol
Usted está aquí: Inicio | El Movimiento | El Movimiento Ramakrishna
el Movimiento Ramakrishna

emblème de l'Ordre«Toda alma es en potencia divina. Nuestra meta es manifestar esta divinidad controlando exterior e interiormente nuestra naturaleza. Realizadla por el trabajo, por la devoción, por el dominio de la mente, o por la filosofía –por uno de estos medios o por todos– ¡y sed libres! Tal es la esencia de la religión. Las doctrinas, los dogmas, los ritos, los libros, los templos, las formas, todo esto no son más que detalles secundarios».

Swami Vivekananda


Poco después de la desaparición de Ramakrishna y conforme a sus instrucciones fue creada por sus discípulos sannyasins una Orden monástica llevando su nombre, bajo la autoridad de Swami Vivekananda. Poco a poco la Orden fijó su doble ideal:

•  la enseñanza del Vedanta a partir del ejemplo que Ramakrishna había dado con su propia vida.

• la puesta en marcha, con la participación de discípulos laicos, de una obra misionera y filantrópica llamada a servir a todos los seres humanos considerándolos como verdaderas manifestaciones del Divino, sin distinción de casta, creencias o color.

Hoy día, la Orden cuenta aproximadamente con un millar de sannyasins.

A pesar de que estas instituciones están comprometidas en actividades caritativas y filantrópicas, la Casa Central pone el acento en la vida y enseñanzas espirituales, mientras que la Misión tiene como vocación más particular las obras de beneficencia, siendo siempre realizadas con una dimensión espiritual.

Para poder realizar bien estas actividades la Casa Central y la Misión reciben subvenciones (del Gobierno central de India, de las autoridades provinciales, de diversos organismos públicos) a los que es preciso añadir las prendas o donaciones y otros ingresos provenientes, por ejemplo de los derechos de inscripción de estudiantes que tienen medios para realizarla.

La Casa Central y la Misión tienen su sede en el monasterio de Belur, al borde del Ganges, en las afueras de Calcuta.

El emblema de la Orden resume su ideal: el alma, simbolizada por un cisne, flota serenamente sobre el océano del trabajo desinteresado (karma yoga) sostenida por el lotus de la devoción (bhakti yoga) e iluminada por el sol levante del conocimiento (jnana yoga); este conjunto está rodeado por la serpiente que lo pone todo en movimiento (raja yoga) y rubricado con la divisa en sánscrito: « Que Él nos ilumine».

Última actualización el Sábado 26 de Noviembre de 2011